Free songs

Cómo enseñar a nuestros hijos a vivir en la incertidumbre

reloj-mujer-escalera-oceano (1)

Me pregunto si no estamos quemando a nuestras hijas en la hoguera de las (nuestras) vanidades.

Les animamos y orientamos en los estudios. Bien hecho. Pero que estudie no significa que tenga resuelta la vida.

Quizás habríamos de enseñarles a surfear en el mar de la incertidumbre. Que sepan coger la ola perfecta.

Aquí puedes leer sencillos y eficaces pasos.

El-mantra-de-una-niña-de-siete-años-MainPhoto

Educamos hijos competitivos cuando la sociedad actual les ofrece escasas oportunidades, poco por lo que competir.

Les intentamos orientar ante muchas opciones, para tan poco bagaje: 8 de cada 10 jóvenes

se sienten excluidos del sistema económico y social, según el último Eurobarómetro.

¿Qué responsabilidad tenemos las familias en este sentimiento de muchos adolescentes?

Les orientamos ante encrucijadas: ¿bachillerato de ciencias, de humanidades y ciencias sociales, o de arte?,

¿Selectividad o bachillerato internacional? ¿O los dos? Decisiones inevitables, pero hay algo más que debemos hacer:

enseñarles que la vida incluye una gran dosis de incertidumbre.

surf buena

.

Cómo ayudarles a vivir en la incertidumbre:

  1. Enseñándoles a discrepar respecto a las opiniones y creencias de los demás y respetar las diferencias.
  2. Dándoles herramientas de socialización, asertividad y empatía.
  3. Enseñándoles a pensar, a descubrir cómo funciona su cerebro y qué consecuencias tiene en su conducta.
  4. Creando espacios para hablar de filosofía.
  5. Brujuleando por sus mundos, indagando qué puede estar ocurriendo en su cabeza, sin adelantarles consejos que quizás no necesitan.
  6. Escuchándolos. La escucha activa es muy eficaz.
  7. Hablando con otros padres o profesionales con experiencia.
  8. Ayudándoles a seleccionar la información de internet.
  9. Practicando con ellos soluciones ingeniosas en cosas cotidianas.
  10. Pedir a otros padres que nos cuenten cómo ven la relación con nuestros hijos.
  11. Potenciando su compromiso social, acudiendo juntos a espacios donde vivir la solidaridad.
  12. Enseñándoles a administrar la escasez.
  13. Haciéndoles ver con ejemplos que nada es seguro, que nada es para siempre.

P.D. Hija, estoy convencida de que vas a reflexionar sobre todo esto. Lo sé, porque aunque sientas que “no te da” para pararte a pensar estas cosas, eres puro corazón, aceptación plena.

Deja un comentario

SUBIR
A %d blogueros les gusta esto: