Free songs

EL TIGRE QUE LLEVAS DENTRO

por / domingo, 22 febrero 2015 / Publicado enVarios

ROAR

“Fría como un pescado y casi tonta” o “Para una película donde la gente está desnuda  mucho tiempo y juega a dominar y ser esclavo (sin que se vea que están comprometidos a ello), es aburrido”.  Son algunas críticas de la película basada en 50 sombras de Grey, que pasó semiclandestina por el festival de cine Berlinae  para evitar comentarios por la imagen de la joven protagonista: sumisa y esclava sexual.

Pero nuestras hijas adolescentes se han colado en la sala de cine. Me pregunto si les enseñamos la educación sexual como algo aséptico, mecanicista y despojado de connotaciones que pudieran acompañar el relato de la pulsión que mueve el mundo y hacerla más humana, más misteriosa, más cercana y por lo tanto, propia. No pretendo hacer una crítica a la película, pues no voy a torturarme en el cine, y además pagar por ello y alimentar al monstruoso IVA, pero creo que la sumisión nunca ha sido buen tema. Todo lo contrario, en los mass media triunfan hoy los cantos a la autodeterminación, la autoestima y la asertividad. Por ejemplo, la cantante Kate Perry invita a las jóvenes a sacar su tigre interior en: Roar:“Me tirabas para abajo y yo me levanté, vas a oírme rugir.”

¿Cómo te comunicas? Las claves de la asertividad:

En nuestra comunicación con los demás, podemos reaccionar de tres formas:

  1. Podemos ser ASERTIVOS:

– Decimos lo que pensamos y cómo nos sentimos

– No humillamos, desagradamos, manipulamos o fastidiamos a los demás

– Tenemos en cuenta los derechos de los demás

– No siempre evitamos los conflictos, pero sí el máximo número de veces

– Empleamos frases como: “Pienso que…”, “Siento…”, “Quiero…”, “Hagamos…”,

“¿Cómo podemos resolver esto?”, “¿Qué piensas”, “¿Qué te parece?”,…

– Hablamos con fluidez y control, seguros, relajados, con postura recta y manos visibles,

utilizamos gestos firmes sin vacilaciones, miramos a los ojos

  1. Podemos ser PASIVOS:

– Dejamos que los demás violen nuestros derechos

– Evitamos la mirada del que nos habla

– Apenas se nos oye cuando hablamos

– No respetamos nuestras propias necesidades

– Nuestro objetivo es evitar conflictos a toda costa

– Empleamos frases como: “Quizá tengas razón”, “Supongo que será así”, “Bueno,

realmente no es importante”, “Me pregunto si podríamos…”, “Te importaría

mucho…”, “No crees que…”, “Entonces, no te molestes”,…

  • No expresamos eficazmente nuestros sentimientos y pensamientos

Podemos ser AGRESIVOS:

– Ofendemos verbalmente (humillamos, amenazamos, insultamos,…)

–Mostramos desprecio por la opinión de los demás

– Estamos groseros, rencorosos o maliciosos

– Hacemos gestos hostiles o amenazantes

– Empleamos frases como: “Esto es lo que pienso, eres estúpido por pensar de otra

forma”, “Esto es lo que yo quiero, lo que tu quieres no es importante”, “Esto es lo

que yo siento, tus sentimientos no cuentan”, “Harías mejor en…”, “Ándate con cuidado…”,

“Debes estar bromeando…”, “Si no lo haces…”, “Deberías…”

Esto, como sabemos las madres, se lo transmitimos a nuestras hijas e hijos con el ejemplo, la escucha activa y la comunicación amorosa. No te pierdas el homenaje del músico  Alex Boyé, en su versión de Roar. Y lo dedica, ni más ni menos que a las mamás blogueras del mundo mundial. Y dice: “Nunca renuncies, no te dejes hundir”.

Registrado en Safe Creative

Deja un comentario

SUBIR
A %d blogueros les gusta esto: